viernes, 14 de julio de 2017

“Ser y tener”

Quiero ser el sol para iluminarte 
y brisa para refrescarte.
Ser la luz y poder guiarte 
y ser tu sombra para seguirte.
Quiero tener valor para buscarte 
y amor al encontrarte.
Tuvieras frío para abrigarte 
y tener calor para calentarte.
Quiero ser el viento para cantarte 
y la luna para cobijarte.
Ser el fuego para encenderte 
y ser el agua para calmarte.
Quiero tener alas para alcanzarte 
y calma al encontrarte.
Tener fuerzas para complacerte 
y suavidad para quererte.
Quiero ser ola para mecerte 
y tú la espuma para llevarte.
Ser tu súbdito para adorarte 
y tú mi reina para coronarte.

viernes, 23 de junio de 2017

Por una buena amistad somos capaces de hacer cosas increíbles, peleamos, lloramos, reímos y cuando la sabemos nuestra la defendemos a capa y espada. Pero también, una amistad nos puede provocar entre otras cosas, envidias, celos, coraje y hasta enfrentamientos. En algunas ocasiones, cuando la amistad es sincera, esta nos lleva invariablemente a sentir amor ya que generalmente así es como da inicio el aparentemente fácil proceso del enamoramiento entre dos personas. Aunque dicho sea de paso quien lo haya vivido, estará de acuerdo que no siempre es así. Es un proceso harto difícil y muchos de nosotros aun intentándolo, nos quedamos solo en eso, en el intento y si se trata de la amistad entre dos seres de sexos opuestos, ni se diga, pues los sentimientos que intervienen son tantos y tan diversos que sin darnos cuenta, lo que empieza como una amistad cambia de un momento a otro y puede convertirse en un gran amor; pero también de la misma manera, el amor puede desaparecer y hasta la amistad se puede perder. El amor que nace entre dos personas es tan complejo como la vida misma. Muchas veces muy sencillo, otras nosotros nos encargamos de hacerlo demasiado complicado; pero de lo que sí estoy seguro, es que es uno entre los muchos y variados sentimientos del ser humano, que más pasiones a despertado a través de los tiempos. Y la amistad, como ya lo expresé es el inicio del amor, lo que pasa es que no siempre reconocemos o sabemos reconocer la verdadera amistad; así que en su en búsqueda, cometemos muchos errores y hasta injusticias, pues quizá no la sabemos apreciar en su momento y menos sabemos si aquel que nos la brinda, es ese alguien a quien nosotros debemos corresponderle de la misma manera y desinteresadamente.

  “Reconocer la amistad es dar un paso adelante para poder dar y recibir amor. Reconocer a quien nos la brinda, es caminar seguro hacia la felicidad que todos buscamos”

El amor hay que demostrarlo, el amor hay que expresarlo, el amor no se calla, el amor se disfruta; solo así es posible recibir amor como respuesta. El amor es cosa de dos, del que da y del que recibe, debe ser reciproco, eso jamás lo debemos olvidar, no importa si el amor es entre hermanos, entre amigos o compañeros, y más si se da entre dos enamorados. Solo dando amor, podremos recibir amor y solo así podremos disfrutar del amor.


martes, 6 de junio de 2017

Primera etapa “El Enamoramiento” Desde un punto de vista muy particular, el enamoramiento es la primera etapa de ese largo proceso del que hago mención, pues es aquí, cuando empezamos a conocer aunque de manera incipiente lo que significa el amor y estoy seguro de que usted compartirá conmigo esta manera de ver las cosas, ya que el enamoramiento es el primer sentimiento que se presenta en nuestra vida, cuando niños, nos enamoramos de todo aquello que nos rodea, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros juguetes y nuestras amistades, casi siempre en ese orden y es precisamente en esta primera etapa, en donde influyen de manera muy importante ciertos factores que definirán nuestra manera de ser para cada una de las subsecuentes etapas y para toda la vida. Entre estos factores se encuentra en primerísimo lugar, la propia familia, pues es en el seno familiar en donde encontramos las primeras muestras de amor y en función de cómo vivamos nuestra niñez, iremos descubriendo nuestros sentimientos ya que de ahí nacen los primeros instintos naturales por descubrir el amor. Después y generalmente, dentro del mismo ámbito familiar, pasaremos la pubertad y luego a la adolescencia, y claro indiscutiblemente nos enfrentaremos al despertar de nuestra sexualidad. Estos descubrimientos nos formarán de una manera definitiva y el amor siempre estará presente; pues es precisamente en esa época de nuestra vida, que nuestros instintos ya prácticamente definidos, nos llevan a conocer a las amistades y por consecuencia a fijarnos en ese alguien que nos llama la atención, que nos gusta y nos produce una serie de emociones nuevas y generalmente muy agradables. De tal forma que de manera natural, esta situación nos conduce a los flirteos o coqueteos con el fin de conseguir se fijen en nosotros, y para eso, que mejor que las palabras de cariño ya que estas son el mejor medio de comunicación que podemos utilizar. Así van naciendo las amistades, esas amistades que podrán durar para siempre o quizá solo sean pasajeras, pero a fin de cuentas, de entre las amistades surgirá ese primer amor y por sencillo que esto pueda parecer, no lo es tanto. ¿Quién no recuerda a ese primer amor de su niñez o ese primer amor de adolescente a quien jamás volvimos a ver? Y precisamente, porque la amistad en mi concepto, es ese sentimiento que nos llevará a conocer el amor, es necesario estar consientes que de la misma manera que el amor, la amistad es muy complicada de definir. Hay amistades que duran toda la vida y algunas son tan cortas que acaban de un día para otro, pero aun así la amistad forma parte importante en la vida de todos los seres humanos y en las relaciones sentimentales de una pareja, la amistad al igual que el amor, también nos provoca emociones muy diversas.

jueves, 18 de mayo de 2017

Así que una vez hechas las anteriores aclaraciones, pasaremos a lo que yo considero como el largo y complejo proceso del amor; proceso a través de cual y en sus diversas etapas, nos permitirá conocer lo que es el amor y lo más importante disfrutarlo. Desde este enfoque, la etapa inicial de este proceso, es “El enamoramiento” y se distingue quizá por ser la más fácil, ya que en esta, es cuando tenemos la oportunidad de conocer aquella persona que nos inquieta para conocer el amor. La segunda, la defino como “El cortejo” y la considero muy interesante ya que es aquella que se presenta una vez que hemos conocido a la persona indicada y rápidamente procedemos a tratar de seducirle o conquistarle, según sea el caso. La siguiente etapa, “El placer”, se caracteriza por ser la más delicada, pero también la mejor de todas, pues aquí, es cuándo tendremos que ser lo suficientemente inteligentes para acrecentar y entender los sentimientos de la persona elegida y claro los propios; pues es cuando ya gozamos intensamente del amor de ese alguien a quien amamos, además de ser ampliamente correspondidos. La etapa siguiente, “La rutina”, es quizá una de las más complejas, pues en ella además de utilizar toda nuestra experiencia tenemos que hacer todo lo posible para que ese sentimiento sea duradero, y deberemos cuidar el no dejarnos vencer por la rutina. Y finalmente la última etapa, “La separación”, francamente creo que es la más difícil, pues en ella debemos decidir cuál será el destino de todo este largo proceso, y si nos equivocamos, el amor puede llegar a su fin, pues como ya lo mencioné, si se llega a caer en la rutina, ese amor por el cual quizá hemos luchado tanto, puede quedar destruido para siempre y por lo tanto si queremos seguir disfrutando del amor, tendremos que volver a empezar el largo y complejo proceso del amor.

martes, 2 de mayo de 2017

Sobre el tema del amor se ha escrito mucho y desde innumerables puntos de vista, así que para no caer en el gravísimo error de querer competir con todos aquellos estudiosos y eruditos del tema, en este libro solo trataré de exponer mis puntos de vista, y lo haré con el único fin de dar pauta a los pensamientos y versos que con algunos tintes de romanticismo, he escrito a través de mi existencia. Así pues, el tema, lo he desarrollado con la premisa de que el amor es un largo y complicado proceso que se lleva a cabo durante la vida de cada uno de nosotros y como todo proceso, está compuesto por diversas etapas, las que por supuesto llevan un orden específico. Sin embargo, habrá que estar consientes de que este proceso al que me refiero, suele interrumpirse con cierta frecuencia, aun sin concluirse. El amor puede hacerse presente en nuestra vida, así, sin avisar y de la misma forma puede terminarse. Con esto quiero decir que las etapas aquí descritas, no son de manera alguna, una norma a la cual debemos sujetarnos de manera invariable para llegar a conocer al amor, puesto que al amor lo conocemos en cada etapa, solo que de manera distinta y con variadas intensidades; ya que en cada una iremos encontrando diversos obstáculos o factores, los cuales debemos ir sorteando para con ello podamos pasar a la siguiente etapa. Y quizá en eso estribe lo verdaderamente fascinante del amor, pues si no sabemos o no podemos sortear dichos obstáculos, simplemente el amor acaba y tendremos que volver a empezar y esto suele suceder con mucha frecuencia, es algo así como un ciclo que al concluir, da paso inmediatamente a otro más; ya que prácticamente es imposible, conocer el amor durante la primera etapa y este nos acompañe felizmente hasta el último de nuestros días, no dudando claro, que siempre habrá quien así lo afirme aunque la verdad sea dicha, yo francamente no lo creo.

jueves, 27 de abril de 2017

Una manera tradicional a través de los tiempos ha sido por medio del llamado romanticismo; esto quiere decir que hay que ser algo sensibles y no llegar a la cursilería. El ser romántico no nos debe avergonzar, a las mujeres les encanta encontrarse con un hombre así y los hombres nos sentimos halagados si gracias a ello se fijan en nosotros. Esto lo digo por nosotros, los hombres, pues las mujeres son ya de por sí son románticas por naturaleza y al contrario de nosotros les fascina serlo, les gusta escuchar palabras hermosas y llenas de pasión, les agrada recibir un mensaje, sobre todo si es de amor. El ser romántico, es la manera más fácil de entender al amor, si pensamos que el amor existe sin el romanticismo, seguro que nos equivocamos, pues una cosa no puede existir sin la otra, lo que sucede es que no a todos nos gusta aceptarlo. Yo estoy convencido que todos somos románticos por naturaleza, lo que pasa es que a unos nos cuesta menos trabajo aceptarlo y también expresarlo y a otros hasta les desagrada hacerlo; sobre todo cuando son del género masculino, pues consideran que el romanticismo esta hecho solo para el llamado sexo débil y los poetas. Sin embargo, aunque yo no soy ninguna de las dos cosas, me fascina escribir sobre el tema del amor.
Escribir sobre el amor, es ya de por sí bastante difícil, pues cada cual tiene su forma o manera de entenderlo, habrá quien lo entienda y habrá quien no, algunos dirán que es algo hermoso y otros quizá no quieran ni siquiera saber de él; pues como dicen por ahí, cada uno hablará del amor dependiendo de cómo le haya ido en la vida. Por lo que no trataré de profundizar mucho, así evitaré caer en el error de darle mi propia definición y usted estará en posibilidades de dar su propia interpretación respecto al tan hermoso y a la vez tan espinoso tema del amor. Desde mí muy personal punto de vista, el amor es uno de los sentimientos más hermosos que pueda tener el ser humano. Sin embargo, es un sentimiento muy complejo de definir y la verdad, siendo sincero, hasta la fecha no he acabado de conocerlo y mucho menos de comprenderlo. Depende del estado de ánimo de cada cual y este irá cambiando en función de múltiples factores; irá pues, desde el amor infantil e inocente, pasando por el amor romántico y apasionado para llegar hasta el amor escabroso y enfermizo. Encontraremos amores platónicos, amores fraternales, amores imposibles, los hay también entrañables, filiales y hasta absurdos. Muchos amores son interesados, otros verdaderos y profundos, algunos más, son demasiado complicados y muchos otros quizá hasta muy simples y sencillos. Encontraremos amores efímeros, otros eternos, amores lejanos, amores prohibidos y muchos más hasta llegan a ser fatales. Sentimos amor por la naturaleza, amor por los animales, por las cosas, y cuantos más. La lista es enorme y no acabaríamos nunca de saber cuántas clases de amores existen. Curiosamente la palabra amor, siendo tan diminuta, pues tan solo contiene cuatro letras, describe uno de los sentimientos de mayor complejidad y tamaño que ser humano pueda conocer, así mismo, estoy seguro que dicho sentimiento, nadie lo conoce en su totalidad, pues en la vida, todo lo que nos rodea, en alguna forma nos lleva a sentir amor. El amor tiene muchos vericuetos, es un verdadero laberinto de pasiones y todos ellas nos llevan a experimentar las más diversas y variadas emociones y no importa si se es joven o viejo, si se es hombre o mujer; el amor se encuentra por doquier, el amor nos mueve, nos impulsa y nos llega a destruir también. El amor se disfruta, el amor esta en todos nosotros y nadie podría vivir sin él.